¿Qué placer hay en explotar espinillas? Aquí te explicamos la razón

¿Qué placer hay en explotar espinillas? Aquí te explicamos la razón

Imagen: pixabay

Perteneces a esa porción de la población que siente placer al apretar granos o sacar puntos negros? De ser así, no te preocupes, no estás solo, existe una explicación científica para esta particular practica que genera una sensación placentera.

Si bien es cierto, existen muchas personas que consideran esto como algo grotesco, desagradable y chocante, para otros, sencillamente no es así. Todo, tiene su origen, y en este caso, radica en las sustancias que segrega nuestro cerebro.

¿El placer por explotar granos se hereda?

Científicos han afirmado que este peculiar gusto podría tener su origen en un rasgo hereditario proveniente de nuestros antepasados. Esta tendencia innata de eliminar del cuerpo cualquier protuberancia ajena, les sirvió a nuestros abuelos, bisabuelos y tatarabuelos, a mantenerse sanos y evitar enfermedades perjudiciales.

También se trata de un hábito, practicado mucho por nuestros antepasados, en los que se eliminaban cualquier imperfección facial que contrarrestara la belleza física.

Sin embargo, más allá del componente hereditario, el factor determinante en sentir placer por explotar granos es el gusto que produce, así de simple.

En el cerebro, se origina todo

Resulta que, en cierta cantidad de personas, extraer el contenido de los granos u observar a otros cómo hacerlo, puede estimular algunas partes del cerebro fuertemente ligadas al placer. Por más extraño que parezca, algunas escenas desagradables podrían causar tanto rechazo como atracción y deleite.

La explicación más científica afirma que la visión de la expulsión de las sustancias blanquecinas de las espinillas estimula el núcleo accumbens, una parte del cerebro relacionada al sistema de recompensas de este importante órgano.

Incluso, antes de que ocurra, el solo hecho de explotar una espinilla parece emocionante porque puede ser asqueroso, doloroso y desagradable, pero a la vez, representa la acción de expulsar algo “sucio” de nuestro cuerpo y esto, es lo que produce ese peculiar placer.

Tampoco es tan extraño que a muchas personas les guste más explotar granos ajenos que los propios. Esto se debe a una conducta de interacción social heredada de los primates quienes se acicalan unos a otros provocando en su cerebro la liberación de oxitocina, la hormona de la felicidad. Lo mismo sucede con los humanos.

De manera que, la próxima vez que cuestiones el sentir placer al explotar tus espinillas o las de tu pareja, madre, amigo, ten en cuenta que hay una explicación científica tras ello y da rienda suelta a tu proceso de “explotación”.

Como todas las aficiones, el sentir satisfacción por apretar los granos propios o ajenos, tiene sus adeptos y detractores, hay quienes no lo aprueban o entienden y hay quienes sí, lo importante, es que independiente de, se trata de una práctica, que, es inofensiva.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad