¿Cómo detener el cambio climático?

¿Cómo detener el cambio climático?

Hoy en día, hablar sobre el hecho de que debemos detener el cambio climático, se ha banalizado tanto y se ha repetido tanto hasta la saciedad que parece un cliché.

Pero más que el cómo, realmente cabría preguntarse si realmente, si de verdad existe un interés por parte de personas y gobiernos por cambiar el rumbo de los acontecimientos y comprometerse.

Todo parece apuntar que la voluntad flaquea, por lo que se teme lo peor

Casi todos los días vemos en las noticias las consecuencias del cambio climático; un aumento global de la temperatura que trae y traerá resultados tanto desastrosos como nefastos a nuestro planeta, uno hasta se podría preguntar si de seguir por esta senda nuestro futuro será como un nuevo Venus (hermana de la tierra y asolada por temperaturas infernales debido a un cambio climático, según apuntan algunos estudios científicos).

Por poner un ejemplo, en España, sea invierno o verano se nota que las temperaturas son más altas y se nota verdaderamente que algo en el clima ha cambiado desde el año 2000, por poner una fecha, aunque no sepamos precisar muy bien el qué.

El caso es que cada año se baten nuevos records de temperaturas y todo indica que van a seguir subiendo los termómetros o desplomándose de una manera casi brutal. Por todo eso, ello parece apuntar en la dirección de que, si son los síntomas del calentamiento global, habida cuenta de que no hay registros de unas temperaturas tan cambiantes a lo largo de la historia reciente, dado que antes todo era comedido, pausado y hasta previsible.

Lo más triste, es que si nada lo remedia, el calor y la sequía podrían instalarse en España en tan solo 30 años, absurdamente pronto, dejando en Madrid un clima similar al del Marrakech de hoy en día, como ha revelado un estudio del Instituto Federal Suizo de Tecnología de Zúrich tras evaluar más de 500 ciudades.

Ahora bien, analizaremos más detalladamente los principales efectos ambientales observados y esperados:

  • Cambios en los Ecosistemas y Desertificación.
  • Derretimiento de los Polos y subidas al nivel del mar.
  • Fenómenos Meteorológicos Extremos.
  • Extinción de las Especies.
  • Migraciones Masivas.

CAMBIOS EN LOS ECOSISTEMAS Y DESERTIFICACIÓN

La desertificación es la degradación de la tierra en las zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas. Está causada fundamentalmente por la actividad humana y las variaciones climáticas.

Se trata de uno de los principales retos medioambientales de nuestro tiempo. Sin embargo, la mayoría de la población nunca ha oído hablar de esta cuestión o desconoce la dimensión del problema.

De hecho, uno de los principales problemas es diferenciar entre desertificación y desertización.

– La desertificación se debe a la vulnerabilidad de los ecosistemas de zonas secas que cubren un tercio de la superficie del planeta, a la sobreexplotación del territorio al uso inadecuado de la tierra. A ello habría que sumarle factores como la deforestación, la minería, el sobrepastoreo y las malas prácticas de riego que también afectan negativamente a la productividad del suelo.

-La desertización, que una zona se convierta en desértica, es un proceso natural, sin la acción humana, como ha ocurrido en grandes desiertos como el del Sahara.

DERRETIMIENTO DE LOS POLOS Y SUBIDAS AL NIVEL DEL MAR

El calor provoca el derretimiento de la capa de hielo y como consecuencia la subida al nivel del mar, y sus efectos ya se está notando. Se nota que cada vez, el agua invade más las zonas costeras provocando la erosión del terreno, amenazando campos de cultivo, viviendas o zonas de ocio.

FENÓMENOS METEOROLÓGICOS EXTREMOS

Por otro lado, la subida del nivel del mar provoca temporales, desata tormentas, de gran intensidad y otros fenómenos atmosféricos de mayor envergadura que pueden ser una verdadera amenaza para las poblaciones que se encuentren a su paso.

EXTINCIÓN DE LAS ESPECIES Y FAUNAS

Además de las especies, el cambio climático podría afectar también la fauna y poner en peligro la mitad de las especies de plantas y animales en áreas con la mayor biodiversidad del mundo.

En 2020, hemos visto las consecuencias de los incendios forestales tanto en Australia, en Asia bien como en otras partes del mundo, que pusieran muchas plantas y animales al borde de la extinción.

MIGRACIÓN MASIVA

Todos estos cambios hacen despuntar la todavía desconocida figura del refugiado climático, quienes todavía no están reconocidos por Naciones Unidas.

El medioambiente ha sido promotor de la migración, puesto que las personas huyen para sobrevivir a desastres naturales o se desplazan, a raíz de condiciones medioambientales difíciles y deterioradas, en busca de oportunidad en otras partes.

Es posible que el cambio climático exacerbe los desastres repentinos y latentes, así como la degradación ambiental paulatina. Teniendo en cuenta estas repercusiones, el cambio climático ya está incidiendo en la migración en todas las partes del mundo.

Ahora bien ¿Cómo podemos detener el cambio Climático?

Debemos encontrar una solución o seguiremos destruyendo el mundo que hoy conocemos

MITIGAR LOS EFECTOS

Hay que poner en marcha acciones para reducir y limitar las emisiones de gases de efecto invernadero con el objetivo de evitar que la temperatura global del planeta siga aumentando.

En paralelo a las medidas de mitigación para contener el calentamiento global, hay que impulsar las medidas de adaptación al cambio climático:

  • Mejorar la eficiencia energética y apostar por las energías renovables frente a los combustibles fósiles.
  • Fomentar el transporte público y la movilidad sostenible con más trayectos urbanos en bicicleta, menos vuelos en avión y más viajes en tren y coche compartido.
  • Promover la industria, la agricultura, la pesca y la ganadería ecológicas, la sostenibilidad alimentaria, el consumo responsable y la regla de las 3R (reducir, reutilizar y reciclar).
  • Gravar el uso de combustibles fósiles
  • Construir edificaciones e infraestructuras más seguras y sostenibles.
  • Reforestar los bosques y restaurar los ecosistemas dañados.
  • Diversificar los cultivos para que se adapten mejor a climas más cambiantes.
  • Investigar y desarrollar soluciones innovadoras para la prevención y gestión de catástrofes naturales.
  • Desarrollar protocolos de actuación para situaciones de emergencia climática.

No nos equivoquemos, ni hagamos oídos sordos, ya que los hechos hablan por sí y la naturaleza se hará oír, quiera las personas escucharla o no.

Todo apunta a que estamos llamados al cambio y no nos equivoquemos, de no hacer caso o de nuestra negativa desencadenara unas consecuencias inimaginables. El coste en vidas humanas será muy alto y los costes económicos incalculables. Desde luego no es una realidad alentadora para nuestros descendientes y futuros herederos de esta tierra tan a la deriva.

A las personas les falta voluntad y a los gobiernos pulso, pero a la gigantesca maquinaria de la naturaleza en nuestro planeta no le va a temblar la mano a la hora de aplicar la factura de tantos años de descaso y abusos. Pensemos muy en serio en ello.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad